martes, 29 de agosto de 2017

Tolkien y la Primera Guerra Mundial.

Sus traumáticas experiencias en la Primera Guerra Mundial marcaron la vida de Tolkien. No solo le desencadenaron una profunda depresión; también le inspiraron los pasajes más oscuros de EL SEÑOR DE LOS ANILLOS.

Cuando escuchó el silbato, el teniente John Ronald Revel Tolkien salió de las trincheras junto con sus compañeros de la Compañía B del 120 Batallón de Fusileros de Lancashire. El joven oficial se enfrentaba por primera vez a los embarrados campos de la tierra de nadie de la batalla del Somne y a las alambradas y ametralladoras alemanas.
Pronto le rodean cadáveres en las más grotescas posturas, sangre y charcos de agua enlodada, oleadas de soldados sanos que son segados por lluvias de balas invisibles... Es el horror de la lucha contra Mordor, solo que Tolkien todavía no lo sabe.
Muchos de sus compañeros murieron el 14 de julio de 1916 durante su bautismo de fuego. Tolkien está ileso cuando regresa a la retaguardia. Allí los muchachos que reparten el correo le entregan una carta: es de su amigo G.B. Smith que le comunica la muerte de su otro colega Quinter Gilson (R.G) en el campo de batalla. Estos tres amigos habían fundado en compañía de Chistopher Wiseman The Club and Barrovian Socety (TCBS) en la biblioteca de la escuela King Edward, donde hablaban de poesía. Era un grupo de amigos con un gran sentido del humos. Unos estetas.
Tolkien, en los campos de muerte y barro de Francia, pide recado de escribir y redacta una carta de respuesta:"Siento que la TCBS haya terminado". G.B. White le respondió por carta diciéndole que su grupo seguiría en pie, que la guerra no iba a cambiar tanto el mundo. Se equivocaba.
A las pocas semanal recibe carta de Christopher Wiseman. Le comunica que G.B. White ha muerto en los campos de Francia.
Tolkien no es alcanzado por ninguna bala durante la contienda pero sufre depresión y el mal de trinchera, una infección con fiebre causada por los piojos que infestan las ropas de los tommys, los soldados de infantería británicos.

Tolkien había nacido en Sudáfrica en 1892 en Bloemforteim. Con tres años, Tolkien se traslada con su familia a Inglaterra. Muere su padre poco después dejando a la familia del escritor en una pésima situación económica. Pese a todo el pequeño asiste a la King,s Edward School de Birminghan. Su madre muere cuando él tenía 12 años. Desde entonces fue educado por Francis Xabier Morgan, un sacerdote galés. Éste enseñó al joven Tolkien unas nociones de español, que él utilizó para crear las raices de la lengua artificial naffarin.
En 1908 conoce a Edith Mary Bratt, que se convertiría en su esposa.En 1911 ingresa en el Exeter Collegue de Oxford, para estudiar literatura.
En 1914 estalla la Primera Guerra Mundial. Tolkien pide una prorroga para terminar sus estudios. Se la conceden. También se casa con Edith Bratt y tienen una corta luna de miel. Después toca lo inevitable: el futuro escritor parte para Francia donde le espera la visión del horror, las ametralladoras alemanas y el miedo al futuro y a la desintegración de lo que hasta entonces había sido su pacífico mundo.

Los nombres y lugares de la Tierra Media como Rohan, Mordor, La Comarca o Gondor estaban construídos por as raíces de los lenguajes que Tolien había construído a partir de las de lenguajes como el finés o el inglés de los sajones. Elaborar la historia y mitología de hombres, elfor y hobbitts le costó tanto trabajo como redactar las novelas.
La fe católica de Tolkien era inquebrantable. Creía que había existido una especie de Edén sobre la Tierra y que el pecado original del ser humano había producido los males del mundo. Los elfos que inventó podían pecar, pero eran casi inmortales, amen de grandes artistas. "Su voluntad les basta para el cumplimiento de sus deseos", aclaró a los expertos en mitología.

No hay comentarios:

Publicar un comentario