martes, 16 de mayo de 2017

Cómo afecta el cambio climático a las montañas.

"Me imaginaba que había muerto. Dejaría de caer y nunca me despertaría"
Con estas palabras John All, coautor de ICEFALL: AVENTURAS EN EL NUCLEO SALVAJE DE NUESTRO PELIGROSO CAMBIO CLIMÁTICO describe su caída de 70 pies en una sima en la cordillera del Himalaya. Solo, y con un hombro dislocado, tuvo que trepar palmo a palmo hasta la superficie, usando un solo brazo.
Pero su libro es muchísimo más que otra aventura extrema de supervivencia en la alta montaña, como127 HORAS, de Aaron Ralston. Además de un montañero temerario, All es un científico que escala montañas para saber de qué forma cambiará nuestras vidas el cambio climático.

"TUVE QUE SALIR POR MÍ MISMO DE MI PROPIA TUMBA", escribiste acerca de tu terrible experiencia en el Himalaya. ¿Nos puedes contar algo de todo esto?

El Everest estaba cerrado a causa de una avalancha, así que tuvomos que trasladarnos al Monte Hilung, un pico cerca del Annapurna en la frontera entre el Tibet y Nepal. A causa del accidente del Everest, éramos solo tres en la cordada, y uno no se sentía bien, así que bajaron al Campamento Base. Fue difícil quedarme solo en el campamento I.
La mañana del accidente fui a recoger algo de agua para hacer café y tomar algunas  muestras de nieve. Había salido el sol así que llevaba puesto el plumas y casco así como teléfono por satélite. No me preocupé por la sima. Así que, entre tantas despreocupaciones, acabé cayéndome dentro.
Me imaginé que estaba muerto. Dejaría de caer y nunca me despertaría. Pero de repente la caída terminó, con uno de mis hombros dislocados, cinco costillas rotas, una rodilla hecha puré y sangrando por la nariz como una de esas fuentes italianas.
Me costaría unas seis horas de denodados esfuerzas trepar hasta la superficie para pedir ayuda. Y otras tres bajar por la ladera hasta el Campamento I. No iba a resistir ni a vivir tanto con un brazo dislocado y cinco costillas rotas.
Me enfoqué con una cámara y empecé a hablar conmigo mismo de todas mis opciones de supervivencia. Tomé fotos de todo. Mandé un mensaje de despedida a mi familia por si algo salía mal y acababa falleciendo.
Empecé a trepar con un solo brazo. Tenía mis crampones y quería llegar tan lejos como pudiera yo solo. Había cuatro o cinco repechos en mi camino hasta la superficie, así que tuve que escalar cientos de pies para poder remontar lo que había sido una caída de 22 metros.Ya en la tienda establecí contacto con el Campamento Base y esperé 18 horas hasta que un helicóptero medicalizado del Gobierno de Nepal me evacuara hasta un hospital.

Eres científico primero y escalador después. Formas parte del Programa de Escaladores Científicos Americanos. Habla de esta institución.

Enseñamos técnicas de escalada a graduados nepalíes para recolectar datos en la alta montaña. Hay un montón de preguntas interesantes que un seguimiento de estos datos pueden responder, pero como la trompada que me pegué demuestra, las montañas son un lugar peligroso.
Como soy miembro del Alpine Club, que está centrado en esfuerzos de conservación, pensé que estos dos grupos podrían trabajar juntos y juntar buenos montañistas con buenos científicos que sepan cómo manejar el equipo técnico y volver a los laboratorios vivos.
Cuando el público piensa en un científico que escala montañas piensa en un glaciólogo, pero hay cientos de ramas que pueden requerir conocimientos de escalada.

Escribes: LAS MONTAÑAS HAN SIDO SIEMPRE INESTABLES. PERO EN AÑOS RECIENTES, EL CAMBIO CLIMÁTICO HAN HECHO QUE ESCALAR SEA ALGO MÁS PARECIDO A UNA RULETA. Explica estos cambios tomando como jemplo algunas montañas.

Los glaciares se están replegando y desapareciendo ante nuestros ojos, cuando lo normal es que les cueste 10.000 años o más. Si hay algún lugar donde el cambio climático sea más dramático, en términos "Esto estaba aquí y ya no está" es en la alta montaña.
E los Alpes están desapareciendo vías de escalada como el Petit Dru, en Chamonix, Francia, también conocido como la American Route. Practicamente la vía de escalada en hielo que atraía a los turistas se está desintegrando desde hace pocos años. En el Himalaya, la Cara Oeste del Monte Everest, que fue la primera escalada en los años 60 por una cordada americana, no puede ser escalada ya a causa de la inconsistencia del helo. Esto está pasando en todas las cordilleras importantes

No hay comentarios:

Publicar un comentario